domingo, 4 de enero de 2009

CONCURSO DE FOTOGRAFÍA


Implica trabajo. Uno va a exposiciones de fotografía, y ve libros de prolíficos fotógrafos, y parece que las fotos son simplemente instantes de sus vidas y de las de quienes aparecen en sus capturas.
Y así, en plan general, sí. Tomar fotos a diestra y siniestra, sin otro fin que el placer de puchar el obturador, puede limitarse a un instante, aunque luego haya que descargarlas en la computadora, en esta era digital. Pero participar en un concurso ya es harina de otro costal. Se va uno expresamente a sacar fotos de un tema concreto. Y sacas un montón de fotos, sabiendo que de todas ellas muy pocas serán las felices y afortunadas elegidas.

Y elegirlas también tiene su cosa. Al menos yo, para este último concurso hice al menos tres cribas. Primero borré las que de plano estaban muy mal y con el segundo grupo fui cambiando las que me gustaban a otra carpeta.

Y ya ahí, fui eligiendo la que más me gustaba en cada ocasión, hasta completar cuatro, que son las que piden. Les hice unos pocos retoquillos (la maravilla del raw proporciona esa maravillosa posibilidad) y las subí a un emilio que habrá de llegar a su destino. Queda todavía todo el día de mañana para hacer el envío, pero prefiero tenerlo para esperar la confirmación de la recepción del envío y, de no recibirla, poder reenviar mi trabajo.

¿La zanahoria? Sí, el premio es golosón. Pero, por encima de eso, los concursos sirven para empezar a ser un verdadero fotógrafo. Y no me refiero a que mis fotos para el concurso sean más artísticas que otras que he tomado antes, o que por el solo hecho de participar uno sea mejor fotógrafo, sino que los concursos lo mueven a uno a empezar a trabajar más en serio en el tema. Hasta ahora me había limitado a ir a clase y hacer algunos de los ejercicios que ahí planteaban.

Hoy he dado un paso más y estoy participando en mi primer concurso fotográfico externo (recordarán que ya había participado en uno de la escuela).

Ya les informaré de los resultados. Un besito a los que toman fotos. Dos a los que se dejan retratar. Tres a quienes las admiran. =)

4 Kalimotxos:

Cris dijo...

¡Artista! Ya verás como al final hay premio...
Yo me voy a Túnez en febrero, y había pensado jubilar mi cámara consumer, una Samsumg que el primer día que vio la noche sufrió un percance con una amiga ebria y una vaso con vodka. Desde entonces no levantó cabeza. Lo que quería comprarme, aprovechando el viaje, es una semi-profesional reflex... pero tengo antes que informarme un poco. Por ahora me han dicho que mejor Nikon que Canon...
¡oh, ayuda!

Suza dijo...

Depende... Las dos son buenas cámaras. La Nikkon tiene fama de que puedes cambiar de cuerpo y ponerle al siguiente todos los objetivos y accesorios. En desventaja, si quieres trabajar con RAW y con photoshop te puede dar problemas, porque tiene formato propietario.

La Cannon es buena cámara también, y no da problemas de formato.

Yo tengo la primera cannon reflex digital que salió para mortales y estoy muy contenta con ella... =)

Mal de ojo dijo...

Acceder a los concursos es sumamente grato.
El premio está en la emoción de realizar el producto con el que se participará.
Desde ahora mismo eres la ganadora.
Felicidades.
Besos

Cris dijo...

Bueno, te haré caso... aunque reconozco que me llama más la Nikon. De todas formas, ando de pre-exámenes, trabajos de asignaturas, recensiones, mapas... ¡dios! Agobiada...
El 7 de febrero, cuando vuelva a la normalidad, miraré lo de las cámaras.
Un besote y grazie per la informazione!

Publicar un comentario